Imprimir
Visto: 379

 

NADAL 2019 GODO

 

 

Ningún primer partido de Rafa Nadal en el Barcelona Open Banc Sabadell le había costado tanrto como el de hoy ante el argentino Leonardo Mayer. Esta sentencia resume la dureza del choque y lo que le ha costado al mallorquín iniciar la defensa de su título.

El resultado: 6-7, 6-4, 6-2 en dos horas y 49 minutos, a siete de su partido más largo en el torneo, el que disputó ante Juan Carlos Ferrero en la final de 2005.

Nadal no había perdido jamás un set en su debut y sólo tuvo problemas en el primer choque ante Albert Ramos en 2014, cuando venció por 7-6, 6-4. En total, 10 juegos perdidos. En el resto de sus debuts, siempre ventajas grandísimas como en 2005 (dos juegos en contra), en 2011 (otros dos) o en 2007 (tres juegos concedidos).

Hoy todo ha cambiado. Ha cedido el primer set pese a disponer con 5-4 de una pelota para ganarlo y posteriormente, en el desempate, ha sido vulnerable a los ataques más constantes del argentino, que le ha ganado la manga merecidamente.

En el segundo set el panorama ha cambiado y Nadal ha pasado a dominar gracias a un primer break en el juego inicial que luego ha sabido defender a lo largo de todo el set. 6-4 y de nuevo igualdad en el partido, que para entonces ya llevaba dos horas y 10 minutos de juego.

Una versión mucho más acertada de Rafa ha aparecido en el tercer set. El camperón ha alineado varios “winners” y pronto ha roto el servicio de Mayer, en el quinto juego, algo que ha repetido después en el séptimo. Al final ha ganado por 6-2 con los mejores golpes en la recta decisiva del partido. Nadal, como había explicado, deberá seguir buscando el modo de reencontrarse.