El prestigioso crítico estadounidense Robert Parker hizo pública su ansiada, y a veces temida, lista de los mejores vinos. Entre ellos sitúa por encima de los 90 puntos a tres vinos de Bodegas Arrayán. El mejor puntuado es Arrayán Premium 2005. Parker lo define como ?un vino más complejo que sus hermanos monovarietales, con intensos y persistentes aromas a frutos maduros. Un tinto de gran estructura y, sobre todo, con gran potencial de evolución en botella .

BODEGAS ARRAYÁN, POR PRIMERA VEZ, EN LA  LISTA PARKER CON MÁS DE 90 PUNTOS.

En esta edición 2009, la tan esperada lista de Robert Parker,  incluye, por primera vez tres vinos de Bodegas Arrayán. Otorga 93 puntos a Arrayán Premium, 92 a Arrayán Syrah y 91 puntos a Arrayán Petit Verdot.

El prestigioso crítico estadounidense Robert Parker hizo pública su ansiada, y a veces temida, lista de los mejores vinos. Entre ellos sitúa por encima de los 90 puntos a tres vinos de Bodegas Arrayán. El mejor puntuado es Arrayán Premium 2005. Parker lo define como ‘un vino más complejo que sus hermanos monovarietales, con intensos y persistentes aromas a frutos maduros. Un tinto de gran estructura y, sobre todo, con gran potencial de evolución en botella (2012-2020).

 

También otorga 92 y 91 puntos, respectivamente, a Arrayán Syrah 2005 y Arrayán Petit Verdot 2005. El primero es un vino aromático, con notas minerales, especiadas y recuerdos a lavanda. “Rico y equilibrado para disfrutarse ahora o envejecer con gracia durante una década”. Por otro lado, Parker describe el Arrayán Petit Verdot 2005, como “un tinto aromático, con notas de zarzamora. Intenso y poderoso, con sabores suculentos y excelente equilibrio. Un vino también de larga evolución en botella”.

 

Comentarios y puntuaciones excelentes si tenemos en cuenta que es la primera vez que los vinos de Bodegas Arrayán entran en esta lista, que se elabora a través de un riguroso sistema en el que todos los vinos parten con 50 puntos, y a partir de ahí se van sumando puntos según el color, el aroma, el paso en boca y la evolución del vino en botella, hasta un máximo de 100 puntos.

Los vinos que alcanzan de 90 a 100 puntos se califican con un sobresaliente –este año ningún vino a sobrepasado los 98-, si se quedan entre 85-90, son calificados con notable alto; y entre 80 y 84 con notable bajo.