Movimiento táctico de bajos vuelos en un Gobierno finiquitado, que cuenta sus apariciones por abucheos generalizados, y cuya única salida es la convocatoria de elecciones anticipadas. La remodelación profiláctica que no cambia ninguna de las nefastas líneas de actuación gubernamental, que se hace de espaldas a las necesidades de los ciudadanos y dentro de un esquema parasitario, no es ni mejor ni peor que el anterior, es igual de pésimo con Zapatero a la cabeza:

 

 

Movimiento táctico de un Gobierno finiquitado

Movimiento táctico de bajos vuelos en un Gobierno finiquitado, que cuenta sus apariciones por abucheos generalizados, y cuya única salida es la convocatoria de elecciones anticipadas.

La remodelación profiláctica que no cambia ninguna de las nefastas líneas de actuación gubernamental, que se hace de espaldas a las necesidades de los ciudadanos y dentro de un esquema parasitario, no es ni mejor ni peor que el anterior, es igual de pésimo con Zapatero a la cabeza:

1.- Se designa una especie de heredero para el postzapaterismo: Alfredo Pérez Rubalcaba. La designación tiene relación con la única baza que le queda y va a jugar el Gobierno: la negociación con ETA, conocida engañifa para que los terroristas vuelvan a las instituciones y a cobrar del Presupuesto. El ascenso de la ‘vieja guardia’ se completa con el retorno de Ramón Jáuregui para el que se crea el ministerio de Presidencia.

2.- Un Zapatero noqueado por los abucheos del 12 de octubre y en pleno delirio de hundimiento autocrático, confunde el Gobierno con el partido. Lo cual es gravísimo. De esa manera, sin Congreso partidario, remodela también Ferraz. Saca a la perfecta inútil de Leyre Pajín para poner a Marcelino Iglesias. El PSOE ha muerto, ha dejado de existir.

3.- Salen algunos de los ministros más incompetentes y quemados como María Teresa Fernández de la Vega, Miguel Ángel Moratinos, Bibiana Aído y Beatriz Corredor, aunque los contribuyentes se verán obligados a pagarles dos años de sueldo a esos desastres totales. Además se les recolocará en el amplio botín que controla el Gobierno.

4.- El cierre de Igualdad y Vivienda muestra el fracaso de las políticas demenciales y pseudoideológicas de Zapatero, que sólo han servido para arruinar a la sociedad.

5.- El nombramiento de Leyre Pajín como ministra de Sanidad resulta totalmente ofensivo para la inteligencia y para la decencia.

6.- Se confirma el nulo peso político de Montilla y el PSC, de modo que la cuota catalana queda reducida a Carme Chacón y se empequeñece con la salida de Celestino Corbacho, ya ex ministro del paro. Zapatero le da la puntilla a Montilla y se pone en disposición de pactar con CiU ante el previsible descalabro del socialismo catalán.

7.- No estamos en el postzapaterismo sino en el postsocialismo, por lo que esta remodelación de Gobierno es un puro maquillaje del cadáver político de Zapatero. Lo dicho: elecciones anticipadas cuanto antes.

Por Enrique de Diego