Elaborado con uvas escogidas de cepas centenarias de la cosecha de 2008, el mosto ha fermentado en barricas de roble francés y americano, y continuado su crianza en madera un total de seis meses, realizando sus correspondientes batonajes y manteniendo las lías finas en suspensión, con el fin de conseguir una mayor complejidad en boca. Posteriormente ha continuado su evolución en botella durante 5 meses.

 

 

Elaborado con uvas escogidas de cepas centenarias de la cosecha de 2008, el mosto ha fermentado en barricas de roble francés y americano, y continuado su crianza en madera un total de seis meses, realizando sus correspondientes batonajes y manteniendo las lías finas en suspensión, con el fin de conseguir una mayor complejidad en boca. Posteriormente ha continuado su evolución en botella durante 5 meses.

Notas de cata: color amarillo pajizo, limpio y muy brillante, recuerdos florales en nariz con notas cítricas  sobre fondo de hierbas aromáticas, como el hinojo. Presentes también aromas a café y vainilla muy bien integrados procedentes de la madera. Fresco en boca, intenso y persistente, con una untuosidad que equilibra su elegante acidez. Entrada amplia y larga que deja un agradable e intenso postgusto con cierto toque amargo característico de la variedad verdejo.

Bodegas La Soterraña lleva dos años orientando su filosofía a la elaboración de vinos blancos de calidad, contando con un gran equipo de profesionales dirigidos por Aníbal Asensio, gerente de la empresa y enólogo de profesión. Su apuesta por la innovación pretende una diversificación del producto y potenciar la marca, aunque siempre dentro de unos parámetros de calidad altos.La etiqueta ha sido diseñada por Xano Armenter conocido pintor de origen catalán aunque nacido en Las Palmas de Gran Canaria. P.V.P. Sobre los 18,00 euros.