Recientemente, la influyente voz de Robert Parker se ha hecho eco de los vinos de Bodegas La Emperatriz. A través de The Wine Advocate, la conocida publicación editada por Parker, el especialista en vinos españoles Jay Miller ha calificado por primera vez los vinos de esta bodega riojana. Desde los 86 puntos alcanzados por el joven Finca La Emperatriz Tempranillo 2009, hasta los 91 del Finca La Emperatriz Parcela nº1, lo ajustado de las puntuaciones conseguidas por los 7 vinos catados da fe de la armonía y coherencia que ofrece la gama de esta bodega.

 

 

LOS VINOS DE LA EMPERATRIZ EN THE WINE ADVOCATE DE ROBERT PARKER.

 

Recientemente, la influyente voz de Robert Parker se ha hecho eco de los vinos de Bodegas La Emperatriz. A través de The Wine Advocate, la conocida publicación editada por Parker, el especialista en vinos españoles Jay Miller ha calificado por primera vez los vinos de esta bodega riojana. Desde los 86 puntos alcanzados por el joven Finca La Emperatriz Tempranillo 2009, hasta los 91 del Finca La Emperatriz Parcela nº1, lo ajustado de las puntuaciones conseguidas por los 7 vinos catados da fe de la armonía y coherencia que ofrece la gama de esta bodega.

La apuesta de Bodegas La Emperatriz ha sido clara desde sus inicios: elaborar vinos de finca, que expresen el carácter de un duro suelo de canto rodado en un microclima de influencia atlántica. Ante la opción de emular los clásicos modelos de la DOCa Rioja, La Emperatriz ha preferido buscar la expresión de una personalidad singular en ese ámbito. Un riesgo que ahora ve recompensado con las valoraciones de Jay Miller en The Wine Advocate.

De entre las calificaciones obtenidas, destacan los 90 puntos otorgados al Finca La Emperatriz Reserva 2004. Este vino es básicamente un Tempranillo (90%), al que completan las variedades Graciano (6%), Garnacha (2%) y Viura (2%). Procedente de cepas cultivadas en vaso, la vendimia se realizó a mano durante la segunda y tercera semana de octubre de 2004, un año en que el mes de agosto fue más fresco de lo habitual, lo cual condicionó una maduración muy lenta. Los 23 meses de crianza que siguieron a la elaboración se realizaron en barrica nueva de roble americano (60%) y francés (40%).

Jay Miller lo describe diciendo que es de “color rubí oscuro; con aromas de caja de cigarros, especias asiáticas, violetas, cereza picota y mora; de textura sedosa, cuerpo medio y gran profundidad, con notas de frutas negras” y, concluye, que este Finca La Emperatriz Reserva 2004 es un vino de “equilibrio impecable”. A tenor del crítico, para disfrutar y guardar hasta 2024.