NORA COMEDOR

 

 

 

Por fin! Los que añoramos un espacio donde poder comer, cenar y además, tomar una copa de forma tranquila y con clase en la parte alta de la ciudad condal, ya disponemos de ese lugar tan esperado. El local es el mismo que ocupaba en su día, la discoteca Oliver&Hardy.

Con una excelente oferta basada en la cocina tradicional catalana, marinera, mediterránea, de mercado y a la vez conservando los sabores de siempre, se encuentra en plena diagonal, delante del Hotel Hilton Barcelona, el restaurante Nora mantiene una línea casi inmutable que lo sitúa como un restaurante de vocación mediterránea, con una cierta predilección por las fórmulas tradicionales catalanas, aunque sin exagerar.NORA BOTELLERO

Convendremos en que la escenografía es cómplice del beneplácito gastronómico, que los espacios y los volúmenes, la geometría y la luz del interiorismo moderno perfilan también nuestras apetencias, potencian y estimulan el gusto nuevo. En cuestión de restaurantes, fuimos tributarios del recinto entrañable, del confort doméstico. Quisimos comer como en casa y estar como en casa, identificando sabor y ambiente, comida y lugar para desconectar. La transparencia urbana nos fascina ahora y transcribe al contexto del comedor, la renovación estética y dietética de la especie. Y para los que les guste tomar unas copas después de comer, en la terraza cubierta podrán disfrutar de la tranquilidad ya que aún estando dentro de la ciudad, dispondrán de la paz que la misma les ofrece y además les permite fumar en la magnífica terraza cubierta que hay..

Una comida familiar.....

El domingo es un día especial en la geografía culinaria española. Una jornada marcada por el reagrupamiento familiar. De forma forzada o natural, las familias se reúnen a comer y se tiran a la calle en busca de restaurantes capaces de contentar todo el espectro familiar, desde la abuela a los niños. Tal vez ésa sea la clave de los sitios que abren los festivos: cocina reconocible, sin complicaciones y de sabores francos. Los arroces ocupan un lugar destacado en ese imaginario popular de las cocinas festivas. Y cuando se habla de arroces en Barcelona, Nora es una magnífica alternativa.GARBANZOS CON BOGAVANTE NORA

La ceremonia tiene lugar en un local cuidado y acogedor distribuido en dos ambientes. Un buen lugar para adentrarse en la oferta de guisos, que siempre arranca en sus arroces caldosos -con bogavante, con espardeñas o con cangrejo real noruego-, aunque también cabe la posibilidad de encontrar un hueco para la fideuá o acercarse a mundos tan diferentes como el de las legumbres más veraniegas, las pochas, que aquí se guisan con vieiras, el poderoso rabo de buey de Angus irlandés. Junto a ellos, el mar ofrece otros platos a base de los mejores pescados del día comprados en las mejores lonjas del territorio.NORA CLUB

Por la tarde y noche, el restaurante dispone de una sala más relajada en un ambiente para escuchar música y tomarse unas copas.